La mayoría de las veces estamos pensando en dar nuestro siguiente paso, en conseguir el puesto que me va a dar más ingresos y reputación, en conocer a alguien que me haga feliz, en acabar el proyecto en el que estoy para ir al siguiente…

Y nos estamos perdiendo el Presente.

Es estando en el Presente cuando empezamos a aceptar lo que hay.

Es en el Presente donde encontramos la paz para ver con claridad.

Es en el Presente donde está la puerta hacia los cambios que nuestro corazón quiere realmente.

La cuestión es, ¿porqué es tan difícil estar en el ahora?

Porque la actividad normal de nuestra mente es estar en el pasado o en el futuro.

Traerla al presente es un entrenamiento que hay que practicar de manera constante…. y esta es la única manera de entrar en el Ahora, y de encontrar esa puerta hacia lo siguiente que tenga que venir… sin forzar, sin escapar…sin sufrir, sin esperar.

Y te preguntarás, ¿cómo puedo estar bien ahora con la situación que tengo, con el sueldo que tengo, con la pareja que tengo, con el cuerpo que tengo, con el jefe que tengo?

Como nuestra mente está acostumbrada a “buscar fuera” constantemente, tenemos esa ilusión de que lo de fuera aliviará o nos dará la respuesta a lo deseamos.

Así es como nos han enseñado a ver el mundo.

Así es como funcionamos en nuestra sociedad accidental.

En otras partes del mundo, y desde hace siglos, esta manera de ver la vida y de vernos a nosotros mismos no es así, es muy diferente.

Gracias a estas tradiciones orientales de pensamiento, como el Yoga y la Meditación  que ya han venido a occidente para quedarse y transformar el mundo, podemos acceder a esta sabiduría innata interior que tenemos.

Una vez que entiendes que primero tienes que estar bien en tu situación de ahora, sea la que sea, para ir a una mejor, empiezas a Aceptar lo que hay. Aceptar lo que es.

Muy poca gente sabe que para llegar al punto B, primero tienes que aprender a estar BIEN en el punto A. Este es el gran secreto de la gente que avanza y evoluciona a todos los niveles de la vida. Tanto si buscas pareja, como si quieres conseguir nuevos ingresos, como si quieres perder peso, como si quieres cambiar de trabajo…

Es decir, el gran Aprendizaje que tenemos que tener es reconocer el punto en el que estamos, punto A, aceptarlo, amarlo, sin juicios, sacar lo máximo que podamos de la situación, y confiar en que algo más grande va a venir. Pero sólo desde la Aceptación. Y la Aceptación ocurre estando en el Presente.

Normalmente “planificamos” nuestro siguiente paso a nivel de pensamiento, con la historia de “esto es lo que debería de hacer a continuación”, o ” esto es lo que tiene que pasar ahora”. Y nos estamos dejando mucha información por el camino.

A veces, es mejor no saber dónde vas a ir, cuál es tu siguiente paso. Soltar el condicionamiento de “tener que saber”. Simplemente es ir dando esos pasos, en la dirección adecuada, para ver finalmente que has llegado a un lugar inimagible, genial y maravilloso.

Y encima sin planificarlo!

Te cuento lo que me ha pasado este último fin de semana:

Me fui al Pirineo con una amiga. Hicimos una excursión, y menos mal que no me dijo dónde íbamos, ni lo que íbamos a tardar, ni la subida que teníamos que hacer.

Si lo hubiera sabido con anterioridad, lo más seguro es que le hubiera dicho que no… pero me limité a no preguntar, a vivir el presente, y a dejarme llevar por la dirección y la ilusión de hacer una excursión por la montaña para llegar a un ibón.

Me limité a ir paso a paso, disfrutando del paisaje, viendo las cascadas, la increíbles vistas cada vez que subíamos más…. 

Finalmente llegamos al ibón después de unas horas de subida intensa… Y fue genial.

Me hubiera perdido esa experiencia y esas vistas si hubiera sabido con anterioridad lo que nos iba a costar. Pero me limité a dar paso a paso, y a confiar.

Lo importante es la intención que tenemos de ir hacia algo mejor, cuando emprendemos una acción, o pensamos de otra manera.

Y primero hay que Amar el Presente.

Conforme practiques estar en el presente, verás que ese estado de presencia, te lleva a otro punto B muy diferente del que te habías “planificado a nivel de pensamiento” en un principio.

Y aquí está la magia de la vida:

Porque ese punto B, cuando llega, es algo mucho más extraordinario de lo que imaginabas.

Ama donde estás, porque es tu escalón para ir al siguiente.

Ama con quién estás, porque está en tu vida para algo.

Ama lo que eres, porque te darás cuenta de que tu Esencia es más que suficiente para alcanzar todo lo que deseas.