Los seres humanos estamos diseñados para gastar y renovar energía continuamente. Lo que nos pasa, es que gastamos, gastamos, gastamos, y no dedicamos  el suficiente tiempo ni la intención al descanso y a la renovación profunda.

Las obligaciones profesionales y familiares que tenemos que atender de manera continuada son cada vez mayores, y no nos damos cuenta de la gran necesidad de PARAR para Renovar y Restaurar nuestro sistema cuerpo –mente.

Es cuando PARAMOS, permanecemos en QUIETUD y en SILENCIO, cuando dejamos ir todo lo que ya no nos sirve, es cuando se produce una de las más extraordinarias transformaciones desde nuestro interior.

Desde el punto de vista del Liderazgo,  Richard Boyatzis, Visiting Professor del departamento de RRHH de Esade,   y Annie McKee, co-Presidenta del Teleos Leadership Institute, han acuñado el término de “El Ciclo del Sacrificio y la Renovación”  ó “The Cycle of  Sacrifice and Renewal”.

Su trabajo encarna la visión científica y práctica a la vez, de que los líderes no pueden estar  continuamente en un estado de máxima efectividad si no se renuevan de manera continua. Por eso, incluso los líderes más efectivos,  los que tienen una visión clara, un talento incuestionable y numerosas competencias emocionales, acaban por tener alguna experiencia de Burn out en sus carreras. Y esto es consecuencia de NO PRESTAR ATENCIÓN  a su propia RENOVACIÓN para así volver a un estado de equilibrio.

Pero no hace falta tener un puesto de alta dirección para sufrir el Síndrome del Sacrificio  y el estrés Crónico, como ellos mencionan. Seguramente tú, que estás leyendo este post, independientemente del puesto que ocupes o del trabajo que desarrolles, has experimentado este sensación de no saber cómo cortar el círculo vicioso del trabajo, las demandas familiares y cubrir tus propias necesidades.

El estrés continuo activa de manera importante el Sistema Nervioso Simpático, el cual inicia las reacciones físicas  de lucha o huída. También se activa la parte derecha del córtex prefrontal del cerebro, relacionada con la generación de emociones de miedo, así como de los sentimientos de sentirse deprimido o ansioso, y de sentir un desagradable y no fluido conexión con el entorno.

En contraposición, El Cyclo de la Renovación, según Boyatzis y McKee, es activado con la práctica del Mindfulness, alimentando relaciones basadas en la Compasión, y con  los sentimientos de Esperanza hacia el futuro.

Se trata de que activemos la otra parte del Sistema Nervioso, es decir, el Sistema Nervioso Parasimpático, el encargado de activar la parte izquierda del córtex prefrontal, responsable de generar las respuestas de relajación y descanso, para que nuestro cuerpo y mente ahorren y recuperen energía. Así volvemos al equilibrio.

 

Desde mi experiencia, me gusta recalcar en las sesiones de Yoga que realizo, el Concepto de RENOVACIÓN.

Cuando llegamos al final después de una intensa sesión de estirar, fortalecer, permanecer en las posturas, respirar conscientemente,  encontrar nuestros propios límites físicos y mentales,…después de haber sudado y haber moldeado el cuerpo y la mente, nos tumbamos en la esterilla para cerrar la sesión  en la posición de Savasana.

La posición de Savasana ES MÁGICA: es la pura metáfora en yoga del concepto de PARAR PARA RENOVAR Y RESTAURAR.

La posición es permanecer tumbados en la esterilla, con las piernas ligeramente separadas entre sí, los brazos ligeramente separados del cuerpo y las palmas de las manos mirando hacia el cielo. Es en esta postura donde permitirnos que todo el trabajo y las energías movilizadas a lo largo de la sesión se distribuyan allí donde el cuerpo y la mente más lo necesiten.

En Savasana es DONDE LAS COSAS SUCEDEN.

La gran sabiduría de esta Asana  ( posición de yoga), nos enseña a que no es necesario hacer nada para que las cosas sucedan. Simplemente hay que  estar tumbado, dejándose llevar por el momento, disfrutando el descanso profundo y reparador después de un intenso trabajo, sabiendo que lo único que hay que hacer es permitir.

Y así lo cuento también en mis seminarios cuando hablo del CONCEPTO DE RENOVACIÓN con el símil de la Fómula 1. Suelo preguntar a los asistentes: ¿quién creéis que gana las carreras de F1?

Por un momento hay silencio, y las respuestas empiezan a aparecer: “…el que tiene mejor coche…!”, …el que más concentrado está…!, el que más corre…!”

Realmente, quien ganas las carreras de F1 es quien más eficientemente hace las paradas en boxes.

Tiene su lógica, ¿no? La tiene y mucho, y por eso mismo, los Rafa Nadal, los Tiger Woods, los grandes peak performers, ya sean en el ámbito del deporte como en el de la empresa, como en  cualquier otro ámbito, hacen sus paradas en boxes continuamente para RENOVARSE y seguir liderando desde la consciencia, la máxima energía, y el propósito.

Nada mal tenerlos en mente para traerlos a nuestro día a día.

Sumando a las estrategias  que mencionan ellos, en mi propio trabajamos el cuerpo, la mente y la parte más espiritual del ser para conseguir la manera más efectiva de renovación.

Trabajamos con sesiones de Hatha YOGA, con Meditación y  Mindfulness, con Nutrición Energética,  y entramos en contacto con lo que realmente nos nueve en la vida, tomando consciencia de nuestros valores más profundos y viendo en qué medida estamos alienados con ellos en nuestro día a día.  La idea es tomar consciencia y profundizar en los tres aspectos del ser: el aspecto FÍSICO, MENTAL Y ESPIRITUAL.

Es aquí, donde trabajando de manera global nuestro ser, podemos renovarnos de manera más eficiente.